Mantras

Presentación Yoga-SCU

SCU-Yoga

Homenaje luctuoso al Maestro Juan Molinar Horcasitas

AsaelCordova:

Muy emotivo mensaje a una gran persona…

Originalmente publicado en Gustavo Madero:

Mayo 25, 2015

La muerte 

es siempre una intrusa non grata, 

pero inexorable compañera 

de todos los que tenemos 

la dicha de vivir.

Por eso de tu muerte, querido amigo,

solo diré que fue injusta; 

por prematura… 

y por atreverse sin empacho, 

a advertirse con antelación!

Nos reunimos hoy para reconocer, homenajear, agradecer y despedir a Juan. Nuestro querido Juan.

A ese hombre que a lo largo de su vida, logró como pocos sobresalir en diversas actividades y campos, y siempre con aportaciones destacadas.

Investigador Académico, Maestro, Estratega Electoral, Secretario de Estado, Diputado, Padre, Abuelo y Director de la Fundación Rafael Preciado Hernández; pero de todos los títulos posibles, el de Amigo Fiel es el que hoy me conmueve hasta las entrañas.

Ese hombre extravagante, inteligente y erudito, supo conjugar todas sus habilidades, con un gran amor a México y a la libertad que finalmente se convirtió en su gran…

Ver original 1.348 palabras más

Logros de nuestros primeros 100 años contra la corrupción

Revista La Nación
Organo de Difusión del Partido Acción Nacional

La mejor manera de celebrar el natalicio de nuestro fundador; es decir: -Don Manuel valió la pena, valió la pena ir contra corriente, formar una institución modesta en número, pero con cuadros e ideas muy fuertes y poderosos que lograron perseverar ante décadas de autoritarismo, persecución, hostigamiento y denostación-

Presidente Nacional Gustavo Madero Muñoz.

Discurso de conmemoración del 118 aniversario del natalicio de Don Manuel Gómez Morin


En contra del sistema hegemónico, opresor, antidemocrático, generador de desigualdad y corruptor de todos los niveles de gobierno que heredó a México, el fracaso revolucionario; Gómez Morin, constructor de instituciones, creo un sistema integral de pensamiento filosófico trascendental, y convocó a la acción a toda una generación. Vinculada, no por un accidente temporal, sino por el elemento esencial que se radica en el constante afán humano de trascender su existencia y mejorar sus circunstancias.

Para materializar este esfuerzo filosófico y espiritual, nuestro fundador ademas de las ideas, instrumentó también la estructura funcional que es el PAN, unidad que ha permitido hacer coincidir, en el ejercicio de la política y en el acceso a la técnica operativa, a todos los integrantes de esta nueva generación permanente y armarlos de “alas y plomo”.

La semilla principal de este esfuerzo es la lucha continua contra un sistema integral de corrupción que priva en nuestro país, un sistema aun vigente que corrompe el alma y aniquila a los organismos. Terrible cáncer en proceso de  metástasis que aniquila poco a poco nuestro futuro y esperanzas.

A 100 años que Gómez Morin identificó a nuestra generación, como la generación de 1915; reunidos en torno a la Acción Nacional, logramos al fin la primer materialización técnica y tangible de una antítesis efectiva en contra del sistema corruptor. Aún en ciernes de ser aprobado por nuestro sistema bicameral del Congreso de la Unión, y a la espera posterior de recorrer las legislaturas de los estados de la Federación para vencer la rigidez de la Constitución, El Sistema Nacional Anticorrupción del PAN, ya es una realidad.

Al compás que nos marcó nuestro fundador, es decir, sin pensar por estos logros que somos mejores, y sin consentir en parecer peores, buscamos poder estar destinados a hacer la diferencia, sin hacernos ilusiones paradisíacas ni permitir que se prediquen seguros desastres, el Coordinador de nuestros Diputados Federales, Ricardo Anaya Cortés, hizo el recuento actual de este flagelo y enumeró nuestras propuestas de solución en el siguiente sentido:

  • La corrupción hoy le cuesta a México, cada año, 1.5 billones de pesos. Esto equivale a 45 veces el presupuesto de la UNAM, todos los años. Hoy México ocupa el vergonzoso lugar 103 de 174 países, evaluado por el Índice de Percepción de Corrupción de Transparencia Internacional.
  • México ha tocado fondo en materia de corrupción, la corrupción en México es hoy un verdadero desastre. Muchos creemos que es hoy, el principal problema de México, el más grave de todos los problemas que tiene nuestro país.
  • Es la corrupción, la que hoy marca una brecha entre los ciudadanos y los políticos. Es la corrupción la que ha hecho crecer la indignación y el coraje de los mexicanos.

Hay en nuestra historia política momentos clave:

  • La Reforma de 1977 dio espacio a los partidos de oposición.
  • La Reforma de 1996 concedió plena autonomía al Instituto Federal Electoral.
  • La alternancia en la Presidencia de la República en el año 2000.
  • Las Reformas Estructurales de 2013.

Hoy asistimos a un momento de estatura similar.

  • Este es un acuerdo que marcará un antes y un después en materia de combate a la corrupción. Así de importante es la Reforma que estamos concretando.
  • El Sistema Nacional Anticorrupción que el PAN ha defendido no cedió a desviaciones cosméticas, porque sabía que sólo respetando su esencia, la Reforma sería eficaz. ¡No más impunidad!
  • Los recursos públicos bien empleados y los corruptos en la cárcel, cada cosa en su lugar. México debe ser un país de leyes, no un país de escándalos.
  • Le estamos dando a México un instrumento eficaz para combatir la corrupción. Le dimos a México la posibilidad de un futuro limpio, de instituciones sanas, de democracia plena.
  • Y que nadie se confunda, esto es muy importante, no habrá borrón y cuenta nueva, quien haya cometido actos de corrupción en el pasado, sí podrá ser juzgado con este nuevo Sistema Nacional Anticorrupción.
  • La Reforma Constitucional es un paso decisivo y sabemos que nos va a tomar una generación entera combatir la corrupción.
  • Llegó el momento de cambiar, de convertirnos en lo que Ortega y Gasset llamaba una generación eje, capaz de articular y proyectar hacia el futuro, los cambios paulatinos de la generación anterior, y capaz de convertirse en la generación del cambio. Capaz de encabezar el cambio de rumbo que hoy México está pidiendo a gritos.

Hemos logrado un acuerdo histórico para crear un Sistema Nacional Anticorrupción, con tres ejes fundamentales:

  • Primero, la prevención, con el fortalecimiento de la Secretaría de la Función Pública y de los órganos internos de control de todas las dependencias y organismos públicos.
  • Segundo, investigación a fondo, a través de órganos verdaderamente independientes y autónomos, fortaleciendo a la Auditoría Superior de la Federación que sí podrá realizar auditorías en tiempo real e investigar a partir de denuncias ciudadanas. Y, la Fiscalía Anticorrupción, que investigará con las más amplias facultades y consignará ante jueces federales a quienes cometan delitos relacionados con hechos de corrupción.
  • Y tercero, sanción. Nunca más empleados del Presidente de la República, de los gobernadores o de los presidentes municipales juzgando a sus jefes o a sus compañeros por faltas graves. Será un tribunal autónomo el responsable de sancionar a quienes cometan actos de corrupción.

Hoy logramos un acuerdo sobre los últimos tres aspectos que nos separaban.

  • Primero, que el Secretario de la Función Pública sí sea ratificado por el Senado de la República.
  • Segundo, que ninguna falta grave prescribirá, es decir, dejará de castigarse en menos de siete años. Todos podrán ser juzgados una vez concluido su cargo, en caso de faltas graves.
  • Y tercero, las participaciones federales serán sujetas de revisión con este nuevo Sistema Nacional Anticorrupción. Así, el 100 por ciento del dinero que gasta el Gobierno federal y el 92 por ciento del dinero que gastan los gobernadores y los presidentes municipales, será sujeto de cuidadosa revisión y fiscalización.

(Rueda de Prensa del 24 de febrero pasado)

No cabe duda que –la historia se mueve por años sin cambio aparente. Las generaciones se suceden sin convulsión heredándose el mismo patrimonio de convicciones y de bienes. Pero en un momento, la historia se tuerce, el patrimonio espiritual y económico heredado resulta insuficiente y hay que decidirse a tomar un nuevo rumbo y a crear un acervo nuevo de ideas y de riqueza. La generación de ese momento es, así, el eje del cambio. De ella depende que, tras la temible sacudida que el movimiento produce, sólo queden ruinas y rencor o se creen una organización y un patrimonio nuevos y mejores-, tal y como nos lo indicó nuestro fundador

Feliz primer siglo de esta brega eterna compañeros de la generación de 1915

@AsaelCórdova

Cuanto nos cuesta la corrupción?

Filosofía y PAN

ALONSO LUJAMBIO

LA FILOSOFÍA Y EL PAN

En el transcurso de su historia, la filosofía ha centrado su estudio, principalmente en el Ser, y en la razón de la existencia. Las diversas posiciones filosóficas confluyen desde los clásicos Sócrates, Platón y Aristóteles, quienes configuraron los valores universales y la trascendencia del ser; hasta llegar el nihilismo en Heidegger con quien por el contrario se identifica la negación de todos los valores, y del ser mismo por aparecer vacío ante una existencia que Sartre considera contingente, inexplicable y absurda.

Así, el Ser, que no ente abstracto, sino entidad particular e identificada, queda supeditado, en su actuar ante la vida, a sus propias consideraciones filosóficas, y se puede apegar, ya sea a una vida inmersa en el relativismo y la ausencia de valores metafísicos, o bien, en una constante búsqueda de la trascendencia humana, con disciplina y valores.

En lo particular, si se permite la aclaración, se prefieren aquellas nociones románticas, que si bien parecen no ser útiles para el devenir cotidiano actual, si brindan certeza de trascendencia, allegan plenitud al existir, nos acercan a un superior y verdadero sentido de vida, que nos permite dejar huella de nuestro paso por el mundo, constituyendo un legado para la humanidad en pequeña retribución a lo que nos brinda al recibirnos.

Al menos a esa conclusión se puede llegar válidamente al atender a las disertaciones que Aristóteles narra en la ética nicomáquea, gracias a las cuales podemos entender que el fin último del acto humano es alcanzar la Eudaimonía, o la plenitud de ser, o en términos generales, la felicidad, que solo es efectivamente realizada mediante el ejercicio de la virtud.

Luego el Estado o la República en su acepción más platónica, se constituye como el medio ideal, para lograr que el fin, que es la persona misma, alcance la plenitud del ser, la felicidad, y se asegure el bien común.

De tal fuerza y virtud era el pensamiento de aquellos pensadores clásicos del siglo III a.C., que retomado dieciocho siglos después, conformó el pensamiento del humanismo renacentista de los siglos XV y XVI d.C., en el que se puso nuevamente en el centro de toda la actividad y el pensamiento, a la persona, que con su calidad humana, como la identifico Boecio, busca la trascendencia y el florecimiento de todas sus capacidades y posibilidades en el seno de la polis, de la ciudad ideal, del entorno perfecto para generar todas las oportunidades que doten al espíritu creador humano de los elementos necesarios para su liberalización y exaltación.

Ese mismo pensamiento humanista, con todas las consideraciones filosóficas que lo fueron conformando a través de los siglos, es el mismo que movió las almas de los siete sabios mexicanos, Alfonso Caso, Vicente Lombardo Toledano, Antonio Castro Leal, Jesús Moreno Baca, Teófilo Olea y Leyva, Alberto Vásquez del Mercado y Manuel Gómez Morin, que como compañeros en diversos cursos de filosofía y letras en la Escuela Nacional de Altos Estudios de la misma Universidad Nacional, herencia del Ateneo de México, constituyeron primero la Sociedad de Conferencias y Conciertos, y años mas tarde, con la colaboración de Efraín González Luna, Adolfo Christlieb Ibarrola, Rafael Preciado Hernández, Roberto Cossío y Cosío, Juan Landerreche Obregón, Daniel Kuri Breña, Manuel Herrera y Lasso, Juan José Páramo Castro, Bernardo Ponce, y Carlos Ramírez Zetina, entre otros, constituyeron el partido político que como institución política resulta ser la más antigua de nuestro país.

Con la presencia de organizaciones y delegaciones de toda la república, la asamblea constituyente realizada en el Frontón México del 14 al 17 de septiembre de 1939, y en virtud de la cual se aprobaron, en todos sus términos, los principios de doctrina que con toda la carga filosófica humanista, generarían el vehículo mas propicio y efectivo para fomentar y proteger la eminente dignidad de la persona humana, el bien común, la solidaridad y la subsidiariedad.

Con tal esfuerzo, mientras que –México pasa por una época de especial confusión y los problemas tradicionales trágicamente intactos se agravan con problemas nuevos de extrema gravedad; y porque una pesada tolvanera de apetitos desencadenados, de propaganda siniestra, de ideologías contradictorias, de mentira sistemática, impide la visión limpia de la vida nacional-, unos cuantos humanistas, convencidos de las razones aristotélicas, lograron establecer una institución, la única en su especie, para canalizar al ciudadano hacia la debida y necesaria participación cívica y política, y a fomentar el modelo humanista para que las acciones del gobierno, no fueran fin, sino medio para que la persona alcance el fin último de su verdadera esencia.

El PAN es esto y más. Adolece de información quien de manera simplista asegura que el nuestro se fundó como un partido confesional. Miente quien considera que el modelo filosófico de nuestra mística se reduce a las tesis que la religión profesa, solo porque también se sostiene de valores universales identificados por los clásicos y humanistas.

Desde 1939 Acción Nacional se constituyó en la única oposición real e institucional del poder dictatorial del partido de estado que gobernó la mayor parte del siglo XX, con un vigor idealista, pero congruente con su hambre humanista de justicia y no con sed maquiavélica de poder y control.

Al PAN le tomó 61 años hacerse del gobierno, con una larga historia en su interior, en la que, -no hay porque negarlo-, se jugaron todo tipos de cartas y posiciones, pero que en el año 2000 por fin alcanzó el corazón de la mayoría electoral, y en estos doce últimos años, demostró que el Acción Nacional conforma y seguirá conformando legados de trascendencia, al transformar a México en un nuevo país de más oportunidades.

A nuestros 73 años es preciso tomar conciencia que es tiempo de renacer, y así como los filósofos clásicos delimitaron los valores y plantaron la semilla inmanente, así debemos considerar que nuestros fundadores determinaron la esencia pura e inmutable que da sustancia al PAN. Convirtámonos pues en los hombres del Renacimiento de Accion Nacional. Transformemos nuestro acto en potencia, devengamos en acción y movimiento para explotar toda las capacidades y la energía creadora de hombres verdaderamente libres y racionales. Exploremos amigos panistas todas las posibilidades que los valores trascendentes y la importancia de la trascendencia del ser pueden importar.

Hoy es tiempo de renacer, Hoy el PAN esta más vivo que nunca, hoy como nunca y para siempre son aplicables los valores clásicos y humanistas que dan trascendencia a nuestra existencia, aprovechemos el canal por el que podemos confluir hacia el ejercicio efectivo y productivo de nuestra capacidad política. Saquemos jugo a la mejor opción que tenemos los mexicanos para transformar nuestras vidas, nuestro país, nuestro futuro, nuestras circunstancias, individuales y comunes, forjemos el bien común, tendamos lazos efectivos de solidaridad, defendamos la eminente dignidad de la persona humana, procurando alcanzar todos el fin último y deseable de su existencia. Ejerzamos con amor la subsidiariedad para nuestro propio engrandecimiento como comunidad.

Vivamos la Acción Nacional.

@AsaelCordova es Coordinador de Gestión Estratégica y
Proyectos de la Presidencia del CEN del PAN.

 

Apostar por las raíces

Acción Nacional

Apostar por las raíces

Alonso Lujambio, en sus ensayos sobre la historia del Partido Acción Nacional, compilados en el libro “la democracia indispensable” nos regala una pulcra crónica de la vida y obra de los más distinguidos baluartes que entre 1939 y el 2000 tuvo esta organización de carácter humanista que desde sus inicios ha tenido a bien llamarse “Partido Acción Nacional”.

De la historia de estos hombres de lucha y cambio, se conforma una tercera historia, una distinta pero consecuente, la historia de una meta: La lucha por la democracia y la dignificación de la política; así como de un mismo método: El PAN. Único partido democrático por antonomasia, complejo a la vista simplista del maquiavélico; verdaderamente sustentable; humano; trascendente; el que está más allá de la idea del poder por el poder mismo; el que busca la dignificación de la persona humana, su trascendencia. Uno que parecería o debiera estar desgastado ante las derrotas, pero que siempre ha demostrado ser crisol atemperado por el fuego de su espíritu, de sus principios fundamentales.río

Único partido al que se le atribuye una mística, la única organización política en México que sustenta todo su actuar en una filosofía, en una doctrina: en el humanismo político. Habrase visto, en México, en un país donde la política se confunde con método delictivo, una romántica institución que al puro método aristotélico y con espíritu platónico, adoptó la idea de política que también desarrollaron los filósofos Tomás de Aquino y Agustín de Hipona, que pugna por el Bien Común, efectivo en la tutela y promoción de la inminente dignidad de la persona humana y circunscrito por la solidaridad y la subsidiariedad. Muchas declaraciones y muchas ideas para pensar que el único fin del partido es alcanzar el poder para su ejercicio desde el materialismo.

Romántico o no, viene a colación la historia, los principios y el ideal de Acción Nacional en estas horas de frustración. Nada más vigente hoy, que la sentencia de Gómez Morín que reza: “Al postular la primacía de la nación, el partido pretende que se afirmen los valores esenciales de tradición, de economía y de cultura. Busca también inspirar la ordenación jurídica y política de la nación en el reconocimiento de la persona humana concreta, cabal, y de las estructuras sociales que garanticen verdaderamente su vida y desarrollo.” El como, mediante “… una acción permanente que, basada en una actitud espiritual dinámica, hiciera valer en la vida pública la convivencia del hombre integral; una postulación de la Moral y del Derecho, como fuente y cauce de la acción política, y ésta, no mero cambio de personas, sino reforma de estructuras políticas y sociales, para gestionar el bien común”.

De ahí se deriva la preminencia de la conciencia social, hito relevante de la transformación de México según nuestro fundador, aquella conciencia ciudadana que como panistas debemos despertar y que el pasado 1° de julio demostró seguir siendo nuestra tarea inacabada.

Procede revisar nuestra larga historia, las incansables luchas, nuestra capacidad de resiliencia, la habilidad para replantearnos estrategias y adaptarnos a los momentos. Somos Acción Nacional. Nada más, ni nada menos.

Volver a empezar o refundar al partido no son opciones, queda para la memoria del partido la alegoría que en algún foro reciente configuró Madero Muñoz con la que recordó a su padre agricultor, quien legó a él la pasión por la naturaleza, y por la cual recordó a su árbol de naranjo que plantado en Chihuahua, padeció hace un par de años una de las heladas mas severas que sufrió el Estado, por lo que al parecer de todos, se secó, pero que sin embargo independiente del exterior y de su apariencia, sabedor de que su fortaleza  estaba en las raíces y que a pesar de que tuvo que correr un año más y una poda severa, atendiendo a esas raíces, el fruto y la flor regresarían, y como fue, radiante hoy, rinde los frutos que la fuerza de sus raíces le permite cosechar.

El mismo Madero dijo que esto mismo debemos hacer con nuestro Partido, ir a sus raíces, el problema del Partido no está en sus orígenes, el problema está en su historia reciente, en problemas que tienen menos de 18 años, procede rencontrarnos, volver a encontrar las causas que nos mueven, del análisis que hagamos, debemos reconocer que el cuando el partido llegó al poder, tuvimos fallas en varios sentidos. El ánimo es compartir esto con todos, que se debe trazar una ruta colectiva del futuro para nuestro partido, que hoy debemos salir con un posicionamiento a partir de la reflexión, debemos hacer nuestra revisión, y los cambios necesarios en nuestra forma de funcionar, insiste que cualquiera que sea el resultado, el método es lo más importante, método democrático, incluyente e institucional.

@AsaelCordova es Coordinador de Gestión Estratégica y
Proyectos de la Presidencia del CEN del PAN.

Estrategia Digital: PANDi


2012: ESTRATEGIA DIGITAL

Desde que el actual presidente nacional del PAN, Gustavo Madero, se encontraba en campaña para presidir el CEN 2010-2013, destacó la necesidad de transformar al partido en uno nuevo, en sintonía con los avances tecnológicos. Resaltó que se debería evolucionar hacía el PAN-Digital.

Pero, ¿A que se refería Madero al referirse al PAN-Digital?

La respuesta emergió tan pronto como giró una de sus primeras instrucciones: Determinar cada uno de los procesos del partido y sus pasos respectivos, luego, implementarlos sobre una base tecnológica, que sirva al Partido como una columna vertebral digita, sobre la que descanse el partido y por la que fluya un sistema nervioso central de atención y reacción. Canal de intercomunicación plena que potencialice todos los procesos. Cerebro compile la  base de nuestro conocimiento y la memoria dinámica que nos permita decisiones rápidas y efectivas. En términos orgánicos, interconectar plenamente todas las células, tejidos y órganos de un gran organismo político nacional.

Entonces, ¿El PAN-Digital se refiere a la implementación de tecnologías de la información y comunicación, con sistematización de procesos?

No, el PAN-Digital va más allá, es fondo, no solo es forma. El PAN-Digital busca generar una nueva cultura para promover en el panismo una forma de desenvolverse cotidianamente. El PAN-Digital es una necesidad, es mecanismo de adaptación al nuevo paradigma social. Vivimos una revolución tecnológica que aún no logramos dimensionar. La intercomunicación total de la humanidad es una realidad, el mundo está plenamente interconectado en una sola red, desde una infinidad de dispositivos fijos y móviles. Cualquier persona puede acceder a más información de la que puede procesar en toda su vida. En la red esta disponible ya, todo el conocimiento de la humanidad. El PAN-Digital debe ser un icono dentro de esa nueva realidad.

Pero ¿Es prudente transformar nuestro Partido para adaptarnos a un medio de comunicación?

El internet ha evolucionado, y lo seguirá haciendo hacía destinos que ni siquiera imaginamos. Hace una década el internetera estático. Yahoo! constituía el símil de los directorios telefónicos, específicamente de “páginas amarillas”. Ahí se encontraba fácilmente la dirección –virtual- del proveedor de información, servicios o productos que se necesitaba, facilitando el acceso a los datos deseados. Hoy es completamente distinto, las redes abandonaron el modelo pull tradicional de esperar a que el usuario buscara información y adoptaron el modelo push, en donde la información ya no espera ser buscada, ni siquiera ser necesitada. Los algoritmos y mecanismos de información generan una conciencia artificial que permite a la web compilar en sus bases de datos, nuestro país de origen, lugar de residencia, hábitos, intereses, estado afectivo, lazos familiares, sentimentales, preferencias, capacidad económica, etc. En un medio disponible 24 horas del día, siete días a la semana, 365 días del año. Accesible desde la comodidad de cualquier lugar. Y con la certeza que otorga la opinión y experiencia de millones de usuarios que avalan y desacredita todo. Hoy el internet es un canal de colaboración y una conciencia colectiva jamás imaginada.

¿Pero que importancia tiene para el PAN sumergirse a un entorno que principalmente le sirve a la gente para compartir fotos y chismes del día, si nosotros buscamos la dignidad de la Persona Humana, el Bien Común, la Solidaridad y la Subsidiariedad?

Al 31 de diciembre de 2011, había en el planeta 2,267,233,742 personas conectadas a internet, aproximadamente una tercera parte de la población mundial total; de ellas, 42 millones viven en México, es decir 37% de nuestra población nacional conectada. En la principal red social en internet, Facebook, hay 845 millones de usuarios en todo el mundo, el equivalente a la suma de las poblaciones de Japón, México, Brasil, Egipto, Francia, España, Argentina, Iraq, Venezuela, Grecia, Cuba, Israel e Irlanda; visto de otro modo, la población mundial total de hace 100 años, y cada día son más. Si Facebook fuera un país sería el tercer país más poblado del mundo después de China y la India. El tiempo que toda esta población le destina, suma 10.5 billones de minutos al día, sin contar el tiempo que se invierte desde todos los dispositivos móviles con acceso. A estas dosis, México aporta a Facebook 31 millones de usuarios, de los cuales, si sumamos el promedio del tiempo que le destinan a esta actividad, sumariamos los nada despreciables 465,000,000 de minutos diarios o sea 7,750,000 horas cada día. Si pudiéramos transformar ese tiempo de esparcimiento en tiempo productivo, México dispondría del equivalente a 884 AÑOS de trabajo, por día. Seguro que con esta disponibilidadse puede transformar cualquier realidad. Si a al PAN le importa el Bien común, la inminente dignidad de la persona humana, la solidaridad y la subsidiaridad, debe estar en donde se desenvuelve el ciudadano.

¿Si la gente sigue en sus casas, como siempre, y puedo acceder a ellas tocando a la puerta, porqué se supone que debo sumergirme al ámbito digital, si además solo un tercio de la población esta ahí?

Nada en el mundo digital sustituye la vida cotidiana, ni a los canales tradicionales. La tecnología solo potencializa los procesos. Pero si Barack Obama hubiera pedido aportaciones para su campaña por los medios tradicionales, no hubiera tenido tiempo de alcanzar los 650 millones de dólares que logró recaudar. Es necesario reconocer que Rahaf Harfoush, asesora de Obama en redes sociales, aseguró que se utilizaron los mismos tres elementos sustanciales para ganar cualquier campaña: el momento adecuado, el mensaje correcto y el candidato idóneo. El resto fue el resultado del trabajo de una estrategia territorial (offline), el único soporte novedoso fue la estrategia online (redes sociales), pero si no se presenta el momento adecuado, como lo fue, no se delimita el mensaje más propicio, como se pudo, y el candidato no es idóneo, no importa la infraestructura en tierra ni en línea, simplemente no sucederá.

¿Entonces, son importantes las redes sociales en línea?

En una nueva era en donde nos ilumina el sol de la información, los activos con los que cuenta la humanidad ya no se depositan en bienes tangibles. Ahora se incorporan en medios electrónicos, -quien no lo crea que mire la tarjeta plástica con chip que se encuentra en su cartera-. Una buena reputación, una biografía sólida y debidamente revisada, las fotos que alguien más puede poner a disposición en la red con o sin nuestra autorización, la opinión y comentarios, los blog´s, el twitter, Facebook, linkedin, son activos importantes hoy, -más para un político-. Antes, la historia la escribían los vencedores, hoy vive un tipo de liberalización de mercado. Cada quien puede escribir su propia historia, solo debe de estar consiente que cualquiera, en cualquier momento la puede avalar o destruir, dejando constancia fehaciente de su dicho. En la red vale más quien tiene activos más trascendentes, destaca quien aporte mejor información o comentarios más relevantes, quien demuestre valores y altas miras, quien le imprime amor y constancia a su desempeño.

¿Cuál es la estrategia?

Algunos elementos de las redes sociales virtuales son: simplicidad, disponibilidad, interactividad, credibilidad, retroalimentación, segmentación, propagación, influencia, carencia de solemnidad, estética, personalización, entre otros. La suma de estos elementos se le ha llamado comunicación 2.0. Estos son los valores en los que se debe trabajar. El canal ahora es bidireccional. Cuando se opina se debe estar dispuesto a ser opinado, cuando se asegura, se debe estar dispuesto a ser debatido, cuando se presume se debe estar dispuesto a ser denostado. Redes sociales ya hay muchas, la verdadera pregunta debe ser, que tantos activos quieres y puedes tener. Si la capacidad de administración es limitada, es prudente divulgar solo las cuentas que se operan mejor y mas cómodamente. Si es de manera personal, mucho mejor. Si la capacidad de tolerancia es mínima, es mejor una página web, lo 2.0 será el camino del fracaso. Pero una vez tomada la decisión, no hay vuelta atrás, las redes sociales, -ni las virtuales ni las reales-, son solo para campaña. El peor error de los políticos es apelar a ellas solo en tiempo de elecciones. Los perfiles, la reputación, la opinión, los valores, se cuidan día a día, año tras año, toda la vida. Pero que quede bien claro, independientemente de cual sea la decisión, tarde o temprano tendremos presencia en la red. Recordemos que cualquiera puede hacer referencia a nosotros, subir fotos, videos, opiniones, noticias, incluso debatir en torno a nuestro actuar o perspectivas, hay juicios sumarios todos los días. Qué mejor que quien escriba su propia historia y tome la batuta de lo que se diga, sea uno mismo, tan natural como sea posible.

@AsaelCordova es Coordinador de Gestión Estratégica y
Proyectos de la Presidencia del CEN del PAN.

Rompiendo Paradígmas: e-Voting / e-Democracy

E-Democracy

Introducción

Para gran parte de la humanidad, la llegada del año 2000 representaba un hito trascendental en la historia mundial, no sólo por traspasar la frontera cognitiva que suponía el cambio de siglo y el principio de un nuevo milenio, sino también por el advenimiento de un nuevo mundo, en el que la superación intelectual y tecnológica revolucionarían todo cuanto conocíamos.

Décadas atrás, el nuevo milenio era imaginado desde la perspectiva de la Odisea 2001, del control de las máquinas sobre el hombre, e incluso bajo el temor que el error Y2K colapsaría a la humanidad. Los mitos colectivos hacían suponer que la transición del siglo de las luces, al siglo de la información, cambiaría de un solo golpe la vida diaria de las personas y de la sociedad.

Aunque los cambios no sucedieron por generación espontánea, el mundo no es el mismo que fue hace 20 años: la interconectividad, la red global, la intercomunicación inmediata, el vasto soporte de medios y contenidos sobre diversos canales electrónicos, la evolución de circuitos, procesadores y dispositivos, entre otros grandes desarrollos tecnológicos, han permitido que hoy, el individuo y la colectividad, se dirijan a un destino jamás imaginado, hacia un contexto innovador, en donde la capacidad cognitiva, la libertad humana y la gama de posibilidades, personales y comunitarias, generan oportunidades que superan por mucho cualquier ideal soñado.

Con el cambio de milenio, se soñó en una nueva evolución humana, que permitiera la superación de los vicios producto de la incongruencia del pragmatismo relativista, dentro de las cuales se desprenden las grandes inequidades o injusticias del mundo y de las que se podrían enumerar una amplia lista, pero que para el presente destaca la que impide alcanzar, por principio, la democracia efectiva y su consolidación en la sociedad.

Con los elementos y avances tecnológicos disponibles en la actualidad, parece impensable que el sistema electoral de un país de más de 112 millones de habitantes, gravite en torno a un proceso falible, que se sustenta en boletas de papel, conteos manuales, y en el dispendio de un ejército humano utilizado principalmente para alimentar rudimentarios sistemas cuyas principales funciones parecieran la mera agrupación y difusión de resultados, alejados de la eficiencia y de la certidumbre.

Contexto

Tras un régimen en México que ahogó la libertad de expresión y las libertades políticas, mismo que incluso Vargas Llosa describió como “la dictadura perfecta”, la gran mayoría de los mexicanos desconfía de las instituciones gubernamentales a partir de los continuos fraudes, “la caída del sistema” en 1988, y la constante y permanente simulación en los procesos electorales de más de setenta años. Hechos que predispusieron la idiosincrasia del mexicano, hacia la desilusión de lo que por años supuestamente era la democracia, y que por ende, genera la total apatía ciudadana.

A pesar de los grandes avances de la democracia en México, el camino para su consolidación estuvo repleto de claroscuros, por lo que cualquier variable introducida en el sistema electoral genera la astuta perspicacia del votante, y el consecuente demerito de todo el proceso.

El contar con sistemas de votación robustos, eficientes, transparentes y expeditos, resultan necesidades insoslayables para contar con instituciones y procesos democráticos sólidos que brinden certidumbre al ciudadano, fomenten el debido ejercicio cívico de la política del individuo, fortalezcan a las instituciones y consoliden la democracia.

Por lo tanto, es trabajo de todos los mexicanos, pero principalmente de sus autoridades, poner actualizar el sistema electoral dotándolo de elementos que son posibles y que ya forman parte de la vida cotidiana de países con democracias más desarrolladas.

Historia del voto electrónico en el mundo

El voto y escrutinio electrónica es una realidad cotidiana de los procesos electorales en países tan diversos en cultura y costumbres como Alemania, Argentina, Australia, Bélgica, Brasil, Canadá, Chile, España, Estados Unidos, Estonia, Francia, Filipinas, India, Irlanda, Italia, Holanda, Noruega, Perú, Rumania, Reino Unido, Suiza, La Unión Europea, entre otros. Las herramientas y los protocolos de seguridad, brindan procedimientos ya probados, cada vez más asequibles, seguros y rápidos para realizar elecciones sólidas y confiables.

El primer antecedente de la tecnificación de las votaciones se gesta con la utilización de boletas con el sistema de selección de opciones mediante el rellenado de alvéolos, como los que se utilizan cotidianamente en la aplicación de exámenes escolares y en el llenado de formularios por opciones. Asimismo, el uso de tarjetas perforadas del tipo Hollerith, permitían un cómputo más rápido
y certero del sufragio.

Más adelante se desarrollaron dispositivos de votación directa que buscaban sustituir al papel y a la urna sellada, por máquinas de votos, en las que conforme al desarrollo tecnológico fueron variando sistemas mecánicos por sistemas eléctricos y luego electrónicos, para la selección de candidatos y cómputo de votos.

En esta etapa la urna tradicional era sustituida por un dispositivo en el que se generaba una memoria de la urna que sustituía al papel de las boletas; misma que era descargada al final de la jornada electoral para contabilizar el número de votos que cada candidato había conseguido, y que se consolidaba con las demás urnas mecánicas, eléctricas o electrónicas para conocer el resultado general de la elección.

El advenimiento de los sistemas de interconexión por redes telefónicas o electrónicas, como el internet, permitieron superar la noción de individualidad de los resultados, permitiendo que los dispositivos electrónicos para el voto, trasmitieran los resultados locales a una central de cómputo, para su conteo general.

Una vez que el internet formó parte en los procesos cotidianos y permeó en el grueso de la población, el voto por esta vía fue adoptado en diversos países en los que, mediante la integración de sistemas de validación y certificación de la identidad, permitieron la emisión válida del voto, incluso desde cualquier parte del mundo.

Obviamente la panacea para el sistema de voto y conteo aún no existe, el trabajo es cotidiano y el desarrollo continuo, pero iniciar el proceso de modernización es el paso más importante que se debe propiciar para la consolidación de la democracia efectiva en México, por medio de sistemas electorales que brinden más certidumbre a los votantes.

De esta forma, destacan los pasos que ya ha adelantado el Estado de Jalisco, mediante la adopción de tecnología, generación legislativa y desarrollo de pruebas para la implementación de urnas electrónicas en el municipio de Tuxcueca, en el Lago de Chapala, para el proceso electoral del 5 de julio de 2009, así como en el permanente desarrollo y perfeccionamiento de estas técnicas para su implementación en los procesos electorales venideros.

Seguridad y Vulnerabilidad

La mejor analogía al caso concreto, es la de la transacción financiera por medios electrónicos. A pesar de que subiste hasta el día de hoy el problema de que la transmisión de datos a través de las redes electrónicas, es susceptible de ser interceptada, las transacciones bancarias y financieras son cada vez más utilizadas, a grado tal, que el paradigma del uso del papel moneda, será sustituido por el del dinero virtual, en donde, por pura convención intelectual, se sabe que el dinero se transfiere, se acepta, se valida y se intercambia por bienes y servicios que dejan lo virtual para manifestarse en el mundo real.

Así pues, mediante el uso de mecanismos de certificación, encriptación, identificación o protección; la información se blinda y se desplaza de un lado a otro sin importar las coordenadas geográficas, transmitiendo contenidos, valores y bienes, que transforman nuestra realidad, a pesar de originarse en el mundo intangible de la gnosis electrónica.

Al ver el panorama de los sistemas financieros, resulta irreal pensar que ese mundo es exclusivo, y que el voto tiene que ser excluido. Mientras millones y millones de valores fluyen por la telaraña de la información, es irrisorio considerar que el voto puede ser robado o manipulado, siendo que con mecanismos bien específicos, trasladarse físicamente al banco más seguro del mundo se torna en un riesgo mayor, que sentarse cómodamente frente a un monitor para disponer de todos sus bienes.

En los países mencionados existen mecanismos de supervisión, verificación y protección del voto electrónico, por lo que grandes instituciones vigilan de manera previa y/o paralela la viabilidad del sistema.

Propuestas

Dadas las circunstancias históricas e idiosincrasia de nuestro país, la propuesta más viable de entre las opciones del voto electrónico, podría ser la adopción de un sistema mixto que incluya el sistema de voto electrónico, respaldado por candados documentales que soporten debidamente los elementos para la defensa e impugnación del sufragio, pero que a su vez puedan agilizar hacer evolucionar los procedimientos de emisión, computo, escrutinio y difusión de los resultados del voto: universal, libre, secreto, directo, personal e intransferible.

Por principio de cuentas, manteniendo los avances de seguridad e inviolabilidad de la actual credencial de elector, es propicio modernizarla para implementar sistemas de información e identificación electrónica, como el modelo utilizado en Estonia, que potencializa la identificación del elector mediante métodos electrónicos, eliminando los errores humanos y que validan la autenticidad de la identificación, pero además, que permiten que se integren los elementos del procedimiento de la jornada electoral, ya sea, para registrar la presencia del elector, verificar su estatus en el padrón, generar la bitácora detallada de sucesos del día de la elección, etc.

Para el caso mexicano, la urna electrónica no es por ningún motivo, el modelo más viable ni el más debido, ya que la subsistencia de la boleta física impresa en papel, susceptible de ser propiamente marcada con la intención del voto, es de medular importancia, ya que el concepto del sufragio mexicano lleva implícita esa condición. Por tanto, la adopción de bolígrafos digitales con doble función, tanto de pluma con tinta tradicional, como de lectura digital para transmisión inmediata de la información, puede ser la opción más viable, ya que cumple dos funciones por sí misma: validar el voto como correcto para evitar votos nulos por errores involuntarios, y transmitir el sentido directamente al sistema electrónico para el subsecuente flujo de computo.

Para el caso, las boletas electorales del papel tradicional deberían entonces contener dos tipos de impresiones: la de todos los elementos tradicionales, propios de la boleta común; así como otra, imperceptible a simple vista, que contiene el patrón de puntos[1] que le permiten a la cámara del bolígrafo digital, reconocer el sentido del voto y emitirlo de inmediato al sistema electrónico, para su contabilidad.

Con esta opción, el elector emite su voto y lo deposita en la urna como habitualmente lo estila, mientras que el sistema a la par, genera un dato para el sistema que ya es parte del proceso, combinando así los dos modelos, para mantenerlos subsistentes como método para la resolución de conflictos electorales o para resolver y prevenir eventuales fallas o impugnaciones del sistema.

Adicional a lo anterior, el estándar ideal debería también implementar un sistema de impresión de tickets que genere un comprobante con firma electrónica aleatoria para el elector, y otro ticket para el sistema, que fuera depositado en una urna distante, para supervisión, protección y cotejo de los votos en su número y sentido, en caso de que fuera necesario. Con lo que se blindaría completamente la elección, eliminando los problemas característicos de las elecciones en México, y superando incluso las expectativas y posibilidades para los procesos electorales tradicionales.

Ingresados los datos, se debe contar con un sistema robusto de software que pueda ser auditado, probado y verificado, que compute, consolide y genere resultados automáticamente, preferentemente avalado por organizaciones, universidades y fedatarios públicos que certifiquen la veracidad de sus resultados, con posibilidad para dar seguimiento puntual a todas las etapas del proceso, para su plena transparencia.

Conclusiones

La democracia mexicana ha tardado décadas en avanzar en el camino hacia su consolidación, y la sociedad ha jugado el determinante para conseguir estos resultados, sin embargo, no sólo son las instituciones democráticas o de gobierno las que deben fortalecerse para dar mayor certidumbre a los ciudadanos, sino que también sus procesos deben aprovechar el desarrollo tecnológico de la humanidad y tener como base elementos que ya son cotidianos y pueden derivar en una plena confianza para las partes involucradas.

La historia democrática del país deja ver una desconfianza natural a los cambios repentinos y más tecnológicos, ante la amenaza del retroceso a los abusos de poder y medidas de corrupción que se vivieron en tiempos anteriores; sin embargo, la democracia debe fortalecerse día con día y basar su consolidación en la evolución, confianza y compromiso de todos los actores políticos de la sociedad.

Los sistemas de votación propuestos, son sólo algunas opciones de la gran gama de posibilidades a las que los mexicanos estamos dando la espalda, y que además, darían cabida a que la prerrogativa del voto pudiera ser verdaderamente ejercido, no sólo al interior de nuestras fronteras, sino incluso reconociendo el derecho a los más de 20 millones de connacionales que viven en Estados Unidos, para que ejerzan su voto. Reduciendo además cualquier posibilidad de los fraudes electorales.

De esta manera, México podría ser innovador en materia electoral como lo ha sido, y debería buscar mecanismos electrónicos electorales, que demuestren que así como logramos la transición democrática en el año 2000 sin sobresaltos sociales, a pesar de las expectativas, de igual manera somos capaces de evolucionar hacia sistemas que fortalezcan y consoliden la democracia a través del aprovechamiento de la tecnología, lo que no sólo reduciría gastos a largo plazo sino que dejarían ejemplo internacional de civismo y calidad social.

Asael Córdova es Coordinador de Gestión Estratégica y
Proyectos de la Presidencia del CEN del PAN.